viernes, 16 de septiembre de 2016

Moving

Desde que aprendí a tener el control de mi cuerpo, como un gusano que se metamorfosea en mariposa y luego en gusano otra vez, estoy feliz como unas castañuelas. Me arrastro. Me tumbo. Me siento. Me incorporo. Y lo que más me gusta es hacer todo eso encima de mamá o de Alicia o de papá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada